Tienda online de heráldica en diversos materiales

El linaje Zamora es guipuzcoano y desde tiempos bastantes remotos se ha tenido a sus miembros por notables hijodalgos y de acreditada nobleza. Tuvieron casas solariegas con su apellido; una situada en Oyárzun, universidad de Irún, jurisdicción de Fuenterrabía, y otra en Peña de Laya, junto a Hernani, procediendo ambas del mismo tronco, aun se observa alguna diferencia en sus escudos de armas. También en las villas de Marquina y de Durango (Vizcaya), y en las de Fuenterrabía, Irún y Ormáiztegui (Guipúzcoa). De la casa de Marquina procedieron Francisco de Zamora y de la Varga, natural y vecino de Villafranca de Montes de Oca (Burgos), que el 18 de Febrero de 1770 obtuvo Real provisión de Vizcainía en la Chancillería de Valladolid, y Juan Manuel de Zamora y Sáinz, natural de Burgos, que obtuvo igual provisión el 13 de Octubre de 1788. Fueron caballeros de este apellido los que acompañaron al rey Fernando III al asedio y posterior conquista de Sevilla, en el año 1.247 y allí por sus relevantes servicios quedaron ricamente heredados, no sólo en el repartimiento de aquella ciudad sino en otras importantes de Andalucía, en cuya conquista se distinguieron, asistiendo también a la batalla de las Navas de Tolosa. Por el año 1.400 don Diego de Zamora y Aguilar, descendiente legítimo de este linaje, natural de Oyarzun, pasó a establecerse en la región de La Mancha donde fundó varios Mayorazgos, procediendo de dicho caballero los del apellido Zamora existentes en la provincia de Ciudad Real. Los Zamora combatieron también bajo el estandarte de los Reyes Católicos estando presentes en la toma de Granada.      

Escudos de Armas del apellido:
La casa de la villa de Durango: De plata, con un castillo de azur, sobre ondas de agua de azur y plata. Las casas de la ciudad de Fuenterrabía y Oyarzun: De gules, con un castillo de plata, aclarado de azur. La casa de la villa de Irún: De plata, a la derecha, una torre de piedra, y a la izquierda, un estandarte de gules de nueve puntas, con el asta de sinople, todo sobre un puente de tres arcos. Según Lizaso. El Nobiliario Vascongado manuscrito y anónimo señala a esta casa las armas de la del Valle de Oyarzun, aumentadas con una bordura de azur, con ocho estrellas de oro. La casa de la villa de Ormáiztegui: De oro, con un árbol de sinople, y dos jabalíes de sable pasantes al pie del tronco. Un autor dice que en la peña de Laya, que nos es desconocida, junto a Hernani, usaron estas otras armas: De gules, con un castillo de plata, aclarado de azur, y surmontado de una estrella de oro, que los distingue de los Zamora del Valle de Oyarzun. Otros: En campo de oro, un castillo de piedra; bordura de azur, con ocho estrellas de oro. Otros: Escudo de gules y castillo de plata con tres torres. Bordura de azur con ocho estrellas de oro. Los de Aragón traen: en campo de gules, tres dados de plata, con los puntos de sable y bien ordenados. Otros traen: en campo de plata, una torre de piedra sobre un puente de lo mismo, y saliendo de su homenaje, una bandera de gules, de nueve puntas, con el asta de sinople.         

Simbología de los escudos de Armas:
Teniendo en cuenta la indumentaria que en la Edad Media vestían los caballeros en la batalla (armadura, celada, etc.), y que los hacía irreconocibles, resultaba necesario buscar un método de identificación y distinción entre los contendientes, que fuera revelador, preciso y rápido a una cierta distancia. De ahí surge la fórmula de exhibir en sus escudos tinturas, emblemas, etc., que los diferenciase de forma inequívoca y singular en el campo de batalla. Por eso la simbología heráldica, en su origen, buscaba formas y colores que fuesen notorios y permitiesen distinguir a sus portadores de un golpe de vista. Tal vez es exagerada la tendencia de algunos autores de dar significado o contenido a todos los emblemas (piezas, muebles, etc.) y esmaltes heráldicos, aun así hay varios tratados que estudian la simbología de los blasones de forma muy exhaustiva, entre ellos: "Ciencia Heroyca", de Don José de Avilés. Año 1725; y "Adarga Catalana", de Don Francisco Xavier de Garma y Duràn. Año 1753 Por las Leyes de la Heráldica, cuantos lleven el oro en sus escudos están obligados a hacer el bien a los pobres y a defender a sus príncipes, peleando por ellos hasta su última gota de sangre. El oro simboliza el topacio. En las armerías de los reyes se le llama "sol", en las de los nobles con título de Duque, Marqués, Conde, etc, "topacio" y en el de la nobleza en general "oro". En su relación con los astros el oro es el Sol; de los doce signos del Zodiaco, Leo; de los elementos, el fuego; de los días de la semana, el domingo; de los meses del año, julio; de los árboles, el ciprés y de las flores, el girasol; de las aves, el gallo; de los cuadrúpedos, el león y de los peces, el delfín. La plata en las armerías recibe el nombre de Luna, en lo que se refiere a las de los soberanos; en las de los títulos, perla, y en las de los restantes nobles, plata; significa blancura, pureza, y los que la llevan en sus armas están obligados a defender a las doncellas y amparar a los huérfanos. La plata significa en su correspondencia con las piedras preciosas la perla. De los astros, la Luna; de los signos del Zodiaco, Cáncer, y de los elementos, el agua; de los días de la semana, el lunes; de los meses del año, los de enero y febrero; de los árboles, la palmera; de las flores, la azucena; de las aves, la paloma; y de los animales, el armiño. El color rojo, denominado en Heráldica, gules, simboliza el valor, la intrepidez y la valentía. Aquellos que llevan este color en sus blasones tienen la obligación de socorrer, amparar y defender, a los injustamente oprimidos. Representa al rubí, y en lo que se refiere a los signos del Zodiaco corresponde a Marte, Aries y Escorpio; como elemento, el fuego; el día, el martes y el mes, el de octubre; el metal, el cobre; árbol, el cedro y la flor, el clavel; de las aves, corresponde al pelícano. El gules en las armerías de los reyes y príncipes se llama Marte; en las de los títulos, rubí, y gules en la generalidad de la nobleza. El esmalte azul (azur) simboliza la realeza, la serenidad y la hermosura. Los que los lleven en sus armas, están obligados a socorrer a los fieles servidores de sus príncipes que "se hallan sin remuneración por sus servicios". En las piedras preciosas representa al zafiro y en los signos del Zodiaco a que se encuentra sujeto son Tauro y Libra. Su elemento es el aire; su metal, el acero; el día de la semana, el viernes; los meses, abril y septiembre; su árbol, el álamo; la flor, la violeta; su animal, el camaleón y su ave, el pavo real. El azur se llama Júpiter en las armerías reales, zafiro en las de los títulos y azur en la nobleza. El esmalte sinople es el verde. Su significado es la esperanza, la abundancia y la libertad; cuantos llevan este esmalte en su escudo quedan obligados a socorrer a los labradores en general y a los huérfanos y pobres que se encuentren oprimidos. Su signo zodiacal corresponde a Mercurio; su elemento es la tierra; el día de la semana, el miércoles; su mes, mayo; su metal, el azogue; como planta, el laurel; la flor, la siempreviva y como ave, el papagayo. En los blasones de los príncipes recibe el nombre de Venus; esmeralda, en el de los títulos y sinople en los de la nobleza en general. El agua es símbolo de sabiduría ilustrada, de ánimo virtuoso, pudiendo también simbolizar extensión de dominio, así como el principio de todas las cosas y la regeneración del tiempo. La bandera es la señal o insignia con que se distingue a un cuerpo de tropa. Símbolo de poder y de señorío sobre huestes y vasallos. La bandera se usaba más en timbres que como divisa del escudo, sin embargo, dentro del blasón suele proceder de caballeros que pertenecieron a la Orden Militar "Caballería de la Razón", que fundó Don Juan I, rey de Castilla, en el año 1385, usando como divisa un estandarte. El estandarte es la señal o insignia con que se distingue a un cuerpo de tropa. Símbolo de poder y de señorío sobre huestes y vasallos. La bandera se usaba más en timbres que como divisa del escudo, sin embargo, dentro del blasón suele proceder de caballeros que pertenecieron a la Orden Militar "Caballería de la Razón", que fundó Don Juan I, rey de Castilla, en el año 1385, usando como divisa un estandarte. La bordura simboliza protección, favor y recompensa; así mismo la cota que vestían los caballeros para la guerra y que al salir de la pelea, ostentándola manchada de sangre enemiga, eran premiados con el añadido de la bordura de escudo, como insignia de valor. La bordura también se usa para combinar armerías, con la particularidad que las armas situadas en la bordura tienen siempre carácter secundario. Los castillos son geroglífico de grandeza, y de elevación, porque ellos exceden en hermosura, en fortaleza, y en magnitud a todos los demás edificios: denota también el asilo, y la salvaguardia. La casa solariega, también llamada solar, casa fuerte, casa palacio, casa torre, casona, casal, etc., es el símbolo de las antiguas libertades de los nobles, caballeros e hidalgos, notoriedad y nobleza.