Tienda online de heráldica en diversos materiales

Origen y significado del apellido REY
Escriben los afamados genealogistas y heraldistas García Carraffa que desde tiempos antiguos radicaron familias de este apellido en Galicia, Montaña de Santander, Aragón y Navarra. Los encontramos en la villa de San Martín de Unx (Navarra). De esta casa procedió Francisco Pantaleón del Rey, que en 1716 fue reconocido en su Nobleza por la Real Audiencia de Pamplona.
En la Montaña de Santander hubo una casa de Rey en el lugar de Perrozo, del Ayuntamiento de Cabezón de Liébana y partido judicial de Potes.
Y en el lugar de Salceda, del Ayuntamiento de Valle de Poblaciones y partido judicial de Cabuérniga, probó su hidalguía Domingo Rey en 1828.
En tierras aragonesas y según se recoge en el "Diccionario de Heráldica Aragonesa", hubo una casa de este apellido sita en el lugar de Boltaña, documentándose miembros de este linaje en las poblaciones de Sabiñánigo, Larués, Centenero, El Poyo del Cid, Abiego y Sestrica.
Otros también en tierras de Aragón se apellidaron Rey de Artieda, originarios del lugar de Artieda. Según la obra anteriormente citada se documentan portadores de este apellido en varias poblaciones; en el lugar de Tauste se les registra desde mediados del siglo XVI, y en Zaragoza desde el siglo XVII.
En Galicia:
Juan Rey de la Reza (siglo XI), de la feligresía de San Salvador de Arnoya, jurisdicción de Melón, es considerado como hijo natural del rey Don García I, probándolo con un fuero que hizo el monasterio de Melón, del lugar y coto de Reza, que en aquellos tiempos llamaban Casar de los Reyes.
Juan Rey casó con Aldara Feixoo, quien procedía de Matamá, y tuvo, entre otros a
Juan Rey, que casó con María Fernández, que venía de la ciudad de Rivera, en la Limia, y tuvo a
Bartolomé Fernández Rey, que casó con Catalina Rodríguez de Rivera, y tuvo a
Gregorio Rey, que casó con María Rodríguez, y tuvo a
Gregorio Rey (segundo del nombre), que casó con María Fernández, vecina de Otero de Rial, jurisdicción de Arnoya, y tuvo a
Pedro Rey, que casó con Catalina González, del lugar del Rial, y tuvo a
1. Bartolomé Rey, que sigue la línea
2. Fray Juan Rey, predicador de la orden de San Francisco, en la provincia de Santiago.
3. El licenciado Pedro Rey, abad de San Benito de la Arnoya.
4. Gregorio Rey (tercero del nombre), padre de Pedro Rey, vecino de Varelo, familiar del Santo Oficio, alcalde mayor de Ribadavia, quien tuvo a
D. Benito de Temes Sotomayor, señor del Coto de Cartelos, en el obispado de Lugo.
5. Licenciado Francisco Rey, clérigo, vecino del lugar de Ouliveira, jurisdicción de Arnoya.
6. Fray Benito Rey, lector jubilado de la Orden de San Francisco en Santiago.
7. Lucía Rey, madre de D. Benito de Araujo, colegial de Fonseca con el n.º 348, que fue canónigo penitenciario de Tuy (cfr. Fraguas, obra citada, página 223). Dicho D. BARTOLOMÉ REY casó con María Rodríguez y Santa María (cuyos antepasados procedían de Villanueva de los Infantes, Burgos), tuvo a
  D. Pedro Rey Santa María, que sigue la línea
D.ª María Rey, madre del lic. D. Bartolomé Rodríguez, clérigo. Fray Juan Rey, maestro de novicios en los franciscanos de Hebrón. Fray Bartolomé Rey, franciscano. D.ª Benita Rey, monja en Redondela. D.ª Catalina Rey, que casó con D. Antonio de Noboa, de San Martín de Balongo, padres de
a. D.ª María de Noboa y Rey, que casó con D. Jacinto Feixoo, y tuvo a
Benito Feijoo y Noboa, que aparece con el n.º 434 entre los colegiales de Fonseca, y que fue asistente y justicia mayor de Santiago, falleció en 1753.
b. Fray Antonio Feijoo y Noboa, monje de San Benito, hijo de la casa de Corias, de su Orden.
Dicho D. PEDRO REY SANTA MARIA, bautizado el 12 de febrero de 1643, graduado por la Universidad de Salamanca, casó con D.ª Isabel Fernández de Lama, de la casa solar de Verea, y tuvo a
1. D. Bartolomé Rey y Santa María, que sigue la línea
2. Fray Manuel Rey, electo provincial de Santiago por la orden de San Francisco.
3. Fray Pedro Rey, franciscano.
4. D.ª Benita Antonia Rey, monja en Bayona.
5. D.ª Josefa Rey, censada como noble en el padrón de Arnoya de 1746, que casó con D. Benito Bernardo Novoa, vecino del 1. de Nugueirido, jurisdicción de Arnoya, y tuvo a
Isabel María de Novoa Rey y Santa María, que casó con D. Juan Araujo Mariño y Troncoso, regidor de la villa de Ribadavia, de donde eran vecinos.
Dicho mayorazgo D. BARTOLOMÉ REY Y SANTA MARIA, bautizado el 29 de enero de 1670, casó en 3 de septiembre de 1702 en Allariz con D.ª Francisca Rey Villamarín, de la ciudad de Eiroas, y tuvo a
   1. D. Cayetano Alonso Fernández Rey Villamarín y Santa María, que sigue la línea
2. D.ª Jacinta Rey Villamarín, que casó con D. Manuel Blanco y Rivera, hidalgo, vecino de Bande.
3. D.ª Manuela Rey Villamarín, monja en Allariz.
Dicho D. CAYETANO ALONSO FERNÁNDEZ REY VILLAMARÍN Y SANTA MARIA (bautizado en San Salvador de Arnoya, a 2 de marzo de 1711, vecino de Rivadavia al heredar vínculo y mayorazgo de su tío D. Diego Rey, regidor partido judicial de Orense, fue también caballero regidor partido judicial de la ciudad de Orense, y casó con D.ª Ángela Mosquera y Somoza, hija de los señores de la casa solar de Villariño. Ganó ejecutoria de hidalguía en 1743; que se halla en poder del general de Artillería D. Antonio Rey. Falleció en 1760, recibiendo sepultura en la iglesia conventual de Santo Domingo de Rivadavia; tuvo a
D. Gabriel Rey, que casó con D.ª Juana Quiroga, y tuvo a
D. José Rey, que casó con D.ª Josefa Belvís y Moure, y tuvo a
D. Antonio Rey y Sánchez, general de Artillería ya citado, que casó con D.ª Dolores Pardo.
En el catálogo del marqués de la Ensenada figura D. Leandro Rey, en 1753, como hidalgo residente en Santa María de Asados.