Tienda online de heráldica en diversos materiales

Linaje de Cataluña muy antiguo y honorable, acaso originario del lugar de Palmerola (cuyo nombre tomara), perteneciente al partido judicial de Puigcerdá, en la provincia de Gerona. Una de sus principales ramas radicaba en principios del siglo XIV en la villa de Tárrega, del partido judicial de Cervera y provincia de Lérida. Después se trasladó a Tarragona. En el año de 1369, cuando más encendida estaba la guerra entre los reyes de Aragón y Castilla, el infante don Juan, hijo primogénito deI monarca aragonés don Pedro IV, demandó de los caballeros y nobles del campo y ciudad de Tarragona que acudiesen a ayudar a su padre, y uno de los primeros que respondió a este llamamiento, aportando sus armas, fue el caballero Ramón de Palmerola. Otra antigua rama de este linaje tuvo casa en la villa de Berga, de la provincia de Barcelona. En el siglo XVI tenía sepultura propia en la iglesia de San Francisco, de la citada villa. Otra residió en la localidad de Arxiu, departamento de Perpiñán.

Escudos de Armas del apellido:
Los Palmerola de Tárrega y Tarragona usaron: De oro, con una palmera de sable arrancada. Garma y Durán dice que los de la villa de Berga traían: En campo de púrpura una corona de oro hueca, atravesada por dos ramas de palmeras, puestas perpendiculares y afrontadas. Pero en la sepultura que los Palmerola de Berga poseían en su iglesia de San Francisco, aparece este otro escudo como propio de ellos: De oro, con una rama de palmera de sinople puesta en situación de palo. Los de Arxiu (Perpiñán), según un sello de Miguel de Palmerola, año 1789: En campo de oro, una palmera de sinople, arrancada.

Simbología de los escudos de Armas: 
Teniendo en cuenta la indumentaria que en la Edad Media vestían los caballeros en la batalla (armadura, celada, etc.), y que los hacía irreconocibles, resultaba necesario buscar un método de identificación y distinción entre los contendientes, que fuera revelador, preciso y rápido a una cierta distancia. De ahí surge la fórmula de exhibir en sus escudos tinturas, emblemas, etc., que los diferenciase de forma inequívoca y singular en el campo de batalla. Por eso la simbología heráldica, en su origen, buscaba formas y colores que fuesen notorios y permitiesen distinguir a sus portadores de un golpe de vista. Tal vez es exagerada la tendencia de algunos autores de dar significado o contenido a todos los emblemas (piezas, muebles, etc.) y esmaltes heráldicos, aún así hay varios tratados que estudian la simbología de los blasones de forma muy exhaustiva, entre ellos: "Ciencia Heroyca", de Don José de Avilés. Año 1725; y "Adarga Catalana", de Don Francisco Xavier de Garma y Duràn. Año 1753 Por las Leyes de la Heráldica, cuantos lleven el oro en sus escudos están obligados a hacer el bien a los pobres y a defender a sus príncipes, peleando por ellos hasta su última gota de sangre. El oro simboliza el topacio. En las armerías de los reyes se le llama "sol", en las de los nobles con título de Duque, Marqués, Conde, etc, "topacio" y en el de la nobleza en general "oro". En su relación con los astros el oro es el Sol; de los doce signos del Zodiaco, Leo; de los elementos, el fuego; de los días de la semana, el domingo; de los meses del año, julio; de los árboles, el ciprés y de las flores, el girasol; de las aves, el gallo; de los cuadrúpedos, el león y de los peces, el delfín. El esmalte sinople es el verde. Su significado es la esperanza, la abundancia y la libertad; cuantos llevan este esmalte en su escudo quedan obligados a socorrer a los labradores en general y a los huérfanos y pobres que se encuentren oprimidos. Su signo zodiacal corresponde a Mercurio; su elemento es la tierra; el día de la semana, el miércoles; su mes, mayo; su metal, el azogue; como planta, el laurel; la flor, la siempreviva y como ave, el papagayo. En los blasones de los príncipes recibe el nombre de Venus; esmeralda, en el de los títulos y sinople en los de la nobleza en general. La púrpura se traduce por dignidad, soberanía, grandeza y poder. Los que traen estas armas quedan obligados a socorrer a los eclesiásticos y los religisos. La púrpura representa la amatista; su signo, el de Júpiter; su elemento, el aire; su día de la semana, el jueves; los meses, febrero y noviembre; el metal, el estaño; la planta, la sabina y su flor, el lirio; y en lo que se refiere al Zodiaco, se añade al planeta Júpiter, los signos de Sagitario y Piscis. Su animal es el león y de los peces, la ballena