Tienda online de heráldica en diversos materiales

Desde muy antiguo es dudoso el verdadero solar de donde procedio este linaje gallego, y ya en siglos pasados decía un miembro del mismo: «La casa solar está en disputa si la es la Torre de la Mota, que está a tres leguas de aquí, cerca de Lugo, donde llaman tierra de Pallares; o si lo es la casa del priorato de Villar de Donas, que está de aquí a cinco leguas, que fue donación hecha por hidalgos de este apellido a la religión de Santiago... » La tierra de Pallares está frente a Nadela, al otro lado del río Miño (la Torre de Pallares pertenece actualmente a los marqueses de Camarasa) como a unos seis o siete kilómetros de la ciudad de Lugo. Tuvieron casa en la villa lucense de Sarria, hasta tal punto que el miembro de la familia, cuyas son las palabras transcritas anteriormente, llegaba a decir en su tiempo: ?EI linaje de los PALLARES sólo se conserva en la villa de Sarria, de donde yo desciendo.» Después reconoce su expansión por tierras madrileñas y andaluzas, como veremos. La más principal fue la de la ciudad de Lugo, donde los PALLARES fueron sus regidores perpetuos durante varias generaciones, donde el apellido es muy abundante, donde existe la calle del Conde de Pallares, etc.. He hallado las Armas de este linaje en la capilla de la Misericordia, en las afueras de la villa de Vivero (tercer cuartel del escudo del lado del Evangelio), lo que prueba o su existencia en tierras vivarienses o su enlace con los señores de esta distinguida casa (V. BERMÚDEZ DE CASTRO). En la villa del Porriño (provincia de Pontevedra) existe una casa blasonada, cerca del templo parroquial, que fue de los PALLARES, pero éstos eran procedentes de Portugal, descendiendo de un tal D. Gil de Pallares, señor de la casa de Fruite, cercana a Valença do Miño, que está frontera a la ciudad de Tuy. Don José Espinosa Rodríguez reproduce su blasón, pero sin colores ni metales, como acontece en todos sus estudios. Con todo pienso que alguna relación debió de haber existido entre los PALLARES lusitanos y galaicos, ya que las Armas ofrecen ciertas coincidencias (la manopla, el árbol y el puente). Sus Armas aparecen en un escudo del pazo de Sistall o (Villalba). La expansión del linaje nos la indica el autor de las líneas ya transcritas: «Tengo noticia que un ascendiente mío fue a Valladolid en tiempo de los Reyes Católicos y que quedaron de él hijos; pero sólo de uno supe, que se llamaba el licenciado Antonio Pallares Salinas, que vivió en Madrid, en donde había nacido, y era allí abogado en los Consejos, y habrá doce años que murió en Villarcayo, de corregidor de las Siete Merindades.» La expansión por tierras andaluzas, la suministra también pedro Fernández Pallares, vecino de la villa de Sarria, cuyas son las palabras referidas, y que acudio a la justicia ordinaria de su pueblo el 24-X-1562 refiriendo ?había mucho que Juan López Pallares, su hermano legítimo, de padre y madre, andaba ausente del reino de Galicia por la ciudad de Granada y otras, y que con este motivo sus bienes empeoraban y perdían, suplicando se le nombrase a él curador de dichos bienes por el tiempo de la ausencia de su hermano». Esto nos explica que hallemos PALLARES en Úbeda, Osuna y otras partes de Andalucía, de donde luego pasarían a tierras americanas. D. Pedro Fernández de Sarria (o Pedro Fernández Pallares) sacó carta ejecutoria de nobleza. Casó con Dª.María López Gayoso, de donde vienen los PALLARES GAYOSO, tan numerosos en la provincia de Lugo. Sus hijos fueron: D. Pedro, D. Antonio, D. Juan y Dª.Francisca Pallares Gayoso, ésta casada con D. Juan Osorio. D. Pedro Pallares y Gayoso fue caballero de hábito de San Juan y escribano de cámara de S. M. y falleció en 1604. D. Manuel José Pallares, caballero de la Orden de Carlos III, fue regidor perpetuo de la ciudad de Lugo, en propiedad, como también lo habían sido su padre, abuelo, bisabuelo y tercer abuelo, y tercer dueño de las casas vinculadas y amayorazgadas de los partidos de Lemos, Saviriao, Goyán, Veiga, San Juan do Campo, Lugo, etc.. D. Manuel José Pallares y Correa Gayoso y Somoza, caballero pensionado de la Orden de Carlos III, como descendiente de los antiguos condes de Lugo, obtuvo el título de conde de Pallares, concedido el 10-II-1816, con el vizcondado previo de Pallares. Desde 1942 es VI conde D. Luis Vázquez Parga e Iglesias de la Riva y Fariña, casó con Dª.Consuelo Gutiérrez del Arroyo y González. El más distinguido de todos los de esta familia fue sin duda aquel D. Juan Pallares y Gayoso (uno de los hijos de D. Pedro Fernández Pallares y Dª.María López Gayoso), nació en Lugo en 1614; canónigo de su catedral y notable escritor, a quien debemos el Memorial de la Santa Iglesia de Lugo a las nobles ciudades del Reino de Galicia sobre el aumento de culto del Smo. Sacramento día y noche, siempre patente en el altar de su capilla mayor ; otra obra, que adolece de los vicios de su época, muy dada a las filiaciones legendarias de las casas nobles, fue la Fundación y grandezas de Lugo; y la más importante de todas, publicada después de su muerte, por su hermano el doctor D. Pedro Pallares y Gayoso, muy divulgada y la más conocida de todas, es el Argos divina, Sanicta María de Lugo de los Ojos Grandes, Fundación y Grandeza de su Iglesia... (Santiago, imprenta del doctor D. Benito Antonio Frayz, 1700). El erudito escritor había fallecido en 1693, tan admirado por su sabiduría como por su modestia y humildad. El 16-X-1614, D. Alonso Pérez Pallares aparece portando en Lugo una vara del palio, cuando el traslado de la reliquia de San Rosendo a Mondoñedo. D. ANDRÉS SÁNCHEZ CARRIÓN (de Osuna) pasó a Indias y asistió al sitio de Chiquinquirá, en el Nuevo Reino de Granada; casó con Dª.Catalina PALLARES, según Flórez de Ocáriz; tuvo por hijo a 1. D. Andrés. 2. Dª.Francisca. Esta casó con Diego Páez Delgado, y tuvo por hija a   Dª.CATALINA DE PALLARES CARRIÓN Y SOTOMAYOR, que casó con el capitán Martín de Amoscotegui, tuvo por hija a Dª.MARIA DE AMOSCOTEGUI PALLARES, que casó en Tenerife (del Gobierno de Santa Marta) con D. Alonso del Ospino, corregidor del partido de Ubaque, de la jurisdicción de la ciudad de Santafé. Procedentes de los PALLARES gallegos establecidos en Andalucía tenemos a D. ANTONIO PALLARES Y ESPINOSA, nació en Ubeda, alcalde mayor de Granada, caballero de Santiago, licenciado y oidor de Santafé, que llegó a esta capital en el segundo semestre de 1675 (había nacido en 1634), desempeñando su cargo desde octubre de 1675 hasta principios de 1683; nombrado alcalde del Crimen de la Real Audiencia de Lima, era oidor de ella todavía por 1702; había dado poder para testar en 8-IV-1688; casó con Dª.Isabel Márquez de Vivero, nació en Zaragoza (iglesia de San Martín, de Madrid, ...-XII-1663), y tuvo por hijo a Dª.FRANCISCA M.ª DE PALLARES, nació en Granada, bautizada en San Justo y Pastor, de esta ciudad, el 21-V-1668, y falleció en Lima el 5-IX-1707; casó con D. Antonio Portocarrero Lasso de la Vega, nació en Zaragoza, bautizado en su feligresía de San Pablo el 27-VII- 1674, caballero de la Orden de Alcántara, conde de la Monclova y Grande de Castilla; falleció en Lima el 14-IV-1736; tuvo por hijo a D. JOSÉ LORENZO PORTOCARRENO Y PALLARES, nació en Lima el 5-IX- 1707; pasó a España en 1739, donde alcanzó los puertos de consejero de S. M. en el de Hacienda, juez comisario de la Media Anata en el Perú; residía en Madrid cuando se verificó su expediente para caballero de Santiago, 1741. Por documentos del Archivo Nacional de Colombia sabemos que los PALLARES se habían ido sucediendo en el territorio colombiano, donde encontramos a D. JUAN MANUEL PALLARES, casó con Dª.Catarina Vilches, que tuvo por hijo a   D. FRANCISCO PALLARES, que casó con Dª.Rita García (hija de D. José García y Dª.M.ª Antonia Martínez) y tuvo a 1. D. Agustín Pallares, bautizado en la catedral de Santafé el 17-V-1790; vecino de Tabio, que siguió estudios eclesiásticos para quien había de ser, cuando se ordenara, la abundante biblioteca del doctor D. Juan Francisco Martínez Maceda (tío de su madre y de indudable origen gallego). 2. D. Domingo Pallares. 3. D. José Pallares, vecino de Anolairna, que otorga escritura de fianza en 20-VII- 1818, como cobrador de tributos de Chocontá y regidor provincial. Los tres hermanos heredaron unas tierras en Tabio del citado doctor Juan Francisco Martínez Maceda. De los de Pontevedra destaca D. Pedro de .Pallares, que fundó la capilla de la Presentación, bajo las campanas (hoy baptisterio) en la basílica de Santa María, a principios del siglo XV. Por 1529 Pedro Cacho, al que heredó su hijo Sebastián de Cacho, era dueño de la casa-torre del Outeiro, en el término municipal de Sarria, y le heredó su hijo D. Antonio Pallares y Gayoso, abogado, que adquirió la jurisdicción civil y criminal del lugar de Outeiro de Goyán, en el que tuvo su casa-torre, que heredó D. Jacobo Pallares y de éste D. Froilán Pallares y Somoza, a] que heredó D. Nicolás Pallares, que casó con Dª.María Ignacia Correa, quienes dejaron por herederos a sus hijos: 1. Dª.Manuela Ignacia Pallares Correa, religiosa del Convento de Ferreiro. 2. Dª.María Pallares Correa, que casó con D. José María Taboada y tuvo por hijo a 3. Dª.María Taboada y Pallares, sin sucesión 4. D. Manuel Pallares y Correa. En la feligresía de Santa Eulalia de Losada, ante Fernán Vázquez, a 27 de julio de 1619, Gregorio de Barroso y Elena Vázquez hacen una cesión a favor de Alonso Pérez Pallares, del derecho de presentación al beneficio curado de Santa Cristina de San Romao (Torés, 1, 101). Era D. Alonso Pérez Pallares regidor de Lugo en 29 de julio de ese mismo año de 1619, en que Francisco do Val (Doval) le cede el derecho de presentar el beneficio arriba indicado ante el mencionado Fernán Vázquez. D. Juan Manuel Bullón Agulla, que ganó ejecutoria de hidalguía en la Real Chancillería de Valladolid en 1671, abogado de la Real Audiencia de Galicia, casó con Teresa Pereira de Castro, tuvo a Gabriel (Bullón y Puga) Pereira de Castro, reconocido como hidalgo en Priegue en 1702, padre de D. Gabriel Bullón, que sigue la línea D. Manuel Bullón, abad de Chaín. D. Gregorio Bullón racionero de la colegiata de Crecenta, señor de la ciudad blasonada de Lamelas, en términos de Priegue. Dicho D. GABRIEL BULLÓN. Casó con Dª.Rosa Pallares y Correa, vecina de Priegue; sucedieron en el mayorazgo fundado por D. Juan de Armida y Puga, magistral de Tuy y primo de su padre, el arriba citado D. Gabriel Bullón y Puga, apellidado también Pereira de Castro. Tuvo por hijo a D. Juan Manuel Bullón y Pallares, subteniente de las Milicias Provinciales de Tuy y, después, su alférez; vecino de Priegue y luego de Bayona. En 1772 se dirigió a este municipio mostrando la ejecutoria de la Real Chancillería de Valladolid de 31 de agosto de 1715 y otras escrituras públicas que le confirmaban como hidalgo notorio. Casó con Juliana Correa y de Lamás y tuvo entre otros a D. José María Benito Bullón, primogénito.De Santa Eulalia de Atos, o Atios; que pasaron al municipio de Bayona Dª.Pascuala Pallares Barboza, casó con D. Pedro de Pazos, vecinos de Santa Eulalia de Atios, y tuvo a D. Benito Pallares, que casó con Mariana Agulla Bullón, vecinos de Porriño; él era hermano de D. Manuel Pallares de Pazos y Souza, en cuyo favor se había despachado en la Real Chancillería de Valladolid en 10 de mayo de 1709, ejecutoria de limpieza de sangre y que en 1726 disfrutaban sus vástagos. Tuvo por hijo a D. Francisco Antonio Pallares Bullón, vecino de Porriño, al que se le reconoció su condición de noble ante el escribano Baltasar Pablo de Mendoza. Condado de Pallares Este título, concedido el 10 de febrero de 1816, con el vizcondado previo, a D. Manuel José de Pallares y Correa Gayoso y Somoza, en 1942 lo ostentaba D. Luis Vázquez de Parga y González, pero no consta nada al respecto en la edición de 1983 del elenco de títulos españoles. V.Vázquez de Parga.               

Escudos de Armas del apellido:
Don José Espinosa Rodríguez reproduce su blasón, pero sin colores ni metales, como acontece en todos sus estudios. Con todo pienso que alguna relación debió de haber existido entre los PALLARES lusitanos y galaicos, ya que las Armas ofrecen ciertas coincidencias (la manopla, el árbol y el puente). Sus Armas aparecen en un escudo del pazo de Sistall o (Villalba). Primitivas: En campo de gules, un brazo o manopla, moviente del flanco siniestro, cogiendo tres espigas de oro. Divulgadas: Escudo partido: 1.ª partición, de gules, con una torre almenada, de plata, sobre una roca bañada por ondas de azur y plata; 2.ª partición, también de gules, con un roble, y al pie una manopla, naciente del flanco diestro, empuñando unas espigas cargadas de fruto y salpicadas de gules; bordura de gules, con veinticuatro saetas, puntas arriba, en los dos flancos y en punta. La explicación de este escudo nos la da el mencionado documento, existente en el archivo del señor Taboada Roca, en Mellid titulado Armas de los Pallares, infanzones caballeros de Galicia: Todo el escudo en campo colorado y la bordura también de gules... Alude al origen de estas Armas recordando el sitio de Lugo, durante el cual, para aliviar el hambre (V. BOLAÑO), un caballero hizo alto junto a un árbol para defenderse de sus enemigos; recogió con los suyos gran cantidad de centeno y alivió así la necesidad de los sitiados. La torre alude a la de Pallares, elevada sobre el río Miño, que por allá pasa. los señores de la fortaleza se llamaban de muy antiguo condes de Pallares, significando esta denominación, más que un título del reino, una dignidad militar, como en otros casos; parecidos los antiguos condes de Traba, de Monterroso y otros en Galicia. Los de Vivero (a que hemos aludido más arriba) traían el campo de plata. Los de Porriño traían: Escudo cuartelado: 1.º, medio partido, con cinco lises en la primera partición; seis roeles, como los de FEIJOO, en la segunda, pero la espada aparece manejada por una mano naciente del flanco diestro; 2.º, un árbol en el flanco diestro y una torre en el siniestro, sobre ondas. Las Armas de los PALLARES aparecen unidas a las de los GAYOSO. No sólo en alguna casa de Lugo, sino en el escudo citado del pazo de Sistallo, así como en otro del pazo de Eiras, fundado en 1600 por D. Juan Vázquez de Castro, de la casa de Sabariz, que hoy pertenece a D. Avelino Tizón.

Simbología de los escudos de Armas:
Teniendo en cuenta la indumentaria que en la Edad Media vestían los caballeros en la batalla (armadura, celada, etc..), y que los hacía irreconocibles, resultaba necesario buscar un método de identificación y distinción entre los contendientes, que fuera revelador, preciso y rápido a una cierta distancia. De ahí surge la fórmula de exhibir en sus escudos tinturas, emblemas, etc.., que los diferenciase de forma inequívoca y singular en el campo de batalla. Por eso la simbología heráldica, en su origen, buscaba formas y colores que fuesen notorios y permitiesen distinguir a sus portadores de un golpe de vista. Tal vez es exagerada la tendencia de algunos autores de dar significado o contenido a todos los emblemas (piezas, muebles, etc..) y esmaltes heráldicos, aun así hay varios tratados que estudian la simbología de los blasones de forma muy exhaustiva, entre ellos: "Ciencia Heroyca", de Don José de Avilés. Año 1725; y "Adarga Catalana", de Don Francisco Xavier de Garma y Duràn. Año 1753 Por las Leyes de la Heráldica, cuantos lleven el oro en sus escudos están obligados a hacer el bien a los pobres y a defender a sus príncipes, peleando por ellos hasta su última gota de sangre. El oro simboliza el topacio. En las armerías de los reyes se le llama "sol", en las de los nobles con título de Duque, Marqués, Conde, etc., "topacio" y en el de la nobleza en general "oro". En su relación con los astros el oro es el Sol; de los doce signos del Zodiaco, Leo; de los elementos, el fuego; de los días de la semana, el domingo; de los meses del año, julio; de los árboles, el ciprés y de las flores, el girasol; de las aves, el gallo; de los cuadrúpedos, el león y de los peces, el delfín. La plata en las armerías recibe el nombre de Luna, en lo que se refiere a las de los soberanos; en las de los títulos, perla, y en las de los restantes nobles, plata; significa blancura, pureza, y los que la llevan en sus armas están obligados a defender a las doncellas y amparar a los huérfanos. La plata significa en su correspondencia con las piedras preciosas la perla. De los astros, la Luna; de los signos del Zodiaco, Cáncer, y de los elementos, el agua; de los días de la semana, el lunes; de los meses del año, los de enero y febrero; de los árboles, la palmera; de las flores, la azucena; de las aves, la paloma; y de los animales, el armiño. El color rojo, denominado en Heráldica, gules, simboliza el valor, la intrepidez y la valentía. Aquellos que llevan este color en sus blasones tienen la obligación de socorrer, amparar y defender, a los injustamente oprimidos. Representa al rubí, y en lo que se refiere a los signos del Zodiaco corresponde a Marte, Aries y Escorpio; como elemento, el fuego; el día, el martes y el mes, el de octubre; el metal, el cobre; árbol, el cedro y la flor, el clavel; de las aves, corresponde al pelícano. El gules en las armerías de los reyes y príncipes se llama Marte; en las de los títulos, rubí, y gules en la generalidad de la nobleza. El esmalte azul (azur) simboliza la realeza, la serenidad y la hermosura. Los que los lleven en sus armas, están obligados a socorrer a los fieles servidores de sus príncipes que "se hallan sin remuneración por sus servicios". En las piedras preciosas representa al zafiro y en los signos del Zodiaco a que se encuentra sujeto son Tauro y Libra. Su elemento es el aire; su metal, el acero; el día de la semana, el viernes; los meses, abril y septiembre; su árbol, el álamo; la flor, la violeta; su animal, el camaleón y su ave, el pavo real. El azur se llama Júpiter en las armerías reales, zafiro en las de los títulos y azur en la nobleza. Las aves representan en general la libertad. Simbolizan un espíritu generoso que, llevado de su alegría interna, profiere siempre elogios y alabanzas de las acciones heroicas realizadas por otros caballeros. La bordura simboliza protección, favor y recompensa; así mismo la cota que vestían los caballeros para la guerra y que al salir de la pelea, ostentándola manchada de sangre enemiga, eran premiados con el añadido de la bordura de escudo, como insignia de valor. La bordura también se usa para combinar armerías, con la particularidad que las armas situadas en la bordura tienen siempre carácter secundario. El brazo simboliza la fortaleza. El caballero simboliza la nobleza. En los comienzos de la Edad Moderna, era "soldado de caballería, que servia a su costa con armas y caballo". Desde el reinado de Felipe III, Caballero es el "Hidalgo de Nobleza reconocida". La casa solariega, también llamada solar, casa fuerte, casa palacio, casa torre, casona, casal, etc.., es el símbolo de las antiguas libertades de los nobles, caballeros e hidalgos, notoriedad y nobleza. El centeno simboliza la abundancia y la riqueza.