Tienda online de heráldica en diversos materiales

Origen y significado del apellido ORTEGA
Apellido castellano, con antiguo solar en las montañas de Burgos y valle de Mena, debajo de la Peña de la Magdalena, y también en Carrión de los Condes. Procede de los Duques de Bretaña; el Rey don Ramiro de León dio a uno de ellos en casamiento a su hija doña Ortega Ramírez. Se extendió por toda la Península, con especial incidencia en Andalucía. Algunas ramas pasaron a las Vascongadas, distinguiéndose varios de sus individuos en las guerras carlistas.
Según se recoge en el "Diccionario de Heráldica Aragonesa" de don Bizén d'O Río Martínez, hubo en Aragón dos solares del apellido Ortega, a juzgar por sus diferentes armas, aunque ambas originarias del lugar de Cinco Villas. Los primeros se establecieron en las poblaciones de Gallur y Tauste, mientras que de los segundos se tienen noticias desde el año 1626 en varias poblaciones de Aragón.
En cuanto al origen etimológico y significado del apellido Ortega, el acreditado lingüista Gutierre Tibón nos dice que proviene de Ortún o Fortún, del latín Fortunius, "el afortunado", con la terminación -eca. No obstante, otros tratadistas, como, por ejemplo, Roberto Faure, coautor del "Diccionario de Apellidos Españoles", sostienen que procede Ortega del sustantivo ortega, variante antigua y dialectal del castellano ortiga, nombre aplicado a distintas especies de plantas urticáceas silvestres. El apellido, según este autor, se originó en su mayor parte desde alguna de las varias poblaciones de tal nombre existentes en España, como Ortega (Burgos), Ortega (Jaén), Ortega (Monfero, La Coruña), etc.
Probó su nobleza numerosas veces en las Ordenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Carlos III, y San Juan de Jerusalén, y en las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada y Real Compañía de Guardias Marinas.
Don Fermín de Ortega Molina fue creado Marqués de San Bernardo en 13 de Enero de 1873.
Los antiguos genealogistas (Juan Fernández Boán, Doctor Salgado, Argote de Molina, Diego Fernández de Mendoza, Juan Flórez de Ocáriz, etc.) derivan este linaje de la unión de Fruela I con Dª. Ermesenda Romais, señora de Santa Marta de Ortigueira y Monterroso, cuyo hijo D. Remón heredó los estados de su madre, casó con Dª Teresa Arias y tuvo a D. Rodrigo Romais, marido de la Infanta de Inglaterra Dª Milia. Descendiente de estos señores de Santa Marta de Ortigueira habría sido Dª Ortega Ramírez (casó con D. Gustioz González, padre de Gonzalo Gustios, que lo fue de los siete infantes de Lara), que tuvo a D. Nuño Gustios, que es tenido por segundo tronco de los Ortega.
Los Ortega también estuvieron presentes, desde el primer momento en el descubrimiento y posterior colonización del Nuevo Mundo. Entre los conquistadores de la Nueva España puede, y debe citase, a don Juan de Ortega quien llegó con Hernán Cortés, primero como Paje y posteriormente alcanzó el cargo de Alcalde Mayor de la ciudad de Méjico, una vez conquistada la antigua capital del Imperio de los aztecas. Estuvo presente en todas las campañas y fue uno de los que más se destacaron en la batalla de Otumba, en la que resultó herido de gravedad. Por lo que se sabe de este personaje, fue hombre no solamente de armas sino un buen administrador como lo demostró al convertirse en Alcalde Mayor de la ciudad mejicana.
Pero no fue el anterior caballero el único que se distinguió en la conquista de la Nueva España: Don Alonso Ortega, natural de Portillo (Valladolid), que llegó en 1536, todavía a tiempo de tomar parte en los postreros combates de aquella conquista, participando en la pacificación de Jalisco, avecindándose después en la ciudad de Méjico, población en la que contrajo matrimonio, fundando familia Ortega en 1547; don Antonio de Ortega Guillén, natural de Guadalcanal (Sevilla), que llegó al Nuevo Mundo en 1540, y tomó parte en la pacificación de la Nueva Galicia, avecindándose después en la ciudad de Puebla, donde se casó, fundando otra línea de la familia Ortega.
Don Cristóbal Ortega, nacido en Jerez de la Frontera (Cádiz), que fue uno de los primeros de este apellido que llegó a Nueva España, ya que lo hizo en el año 1512, lo que le permitió participar en todas las campañas y fue uno de los sobrevivieron a la famosa "Noche Triste", en la cual Hernán Cortés y los restos de su ejército tuvieron que abandonar la capital de los aztecas, para reconquistarla después de siete meses de asedio. Estuvo en posesión de las Encomiendas de Tampala y Topia y falleció en el año 1545.
Otros Ortega que se destacaron en el Nuevo Mundo fueron don Juan Ortega y Montañez, Obispo de Durango en 1674, don Fernando Ortega Patiño, Contador del Tribunal de Cuentas en 1706 y don Lucas Ortega y Montañés, Relator de la Sala del Crimen de la Real Audiencia de Méjico en 1777.
Otros Ortega se destacaron también en el Nuevo Mundo, y por citar un ejemplo mencionaremos a don Mariano Ortega y Mariño, capitán y prócer de la independencia colombiana que fue Edecán del presidente de la República de aquel país, don Francisco de Paula y Santander, nacido en Bogotá en el año 1.804.
Don Juan de Ortega y Sousa, nacido el año 1628, capitán del ejército de España que fue Sargento Mayor del Virreinato de la Nueva España, de quien se dice era tan diestro con la espada que era capaz de enfrentarse a tres reputados espadachines y salir vencedor del lance.
En España y como ya ha quedo dicho, los numerosos miembros de este apellido que se hicieron notar por su valía, partiendo de la Reconquista, es tan extensa que resulta prácticamente imposible reseñarlos a todos. Pero sí es de justicia citar también a otro miembro del apellido don Juan Ortega Montañés que fue prelado y administrador, y al cual hemos citado antes de pasada. En 1.662 fue nombrado Fiscal de la Santa Inquisición de Nueva España para posteriormente desempeñar los obispados de Guadiana, Guatemala y Miochoacán. Fue nombrado virrey interino y durante su mandato favoreció la instalación de los jesuítas en California. Posteriormente se le nombró Arzobispo de Méjico y otra vez tomó a su cargo el virreinato que desempeñó hasta 1701.