Tienda online de heráldica en diversos materiales

Origen y significado del apellido OLIVER
Linaje catalán muy antiguo y noble, que tuvo su casa solar en Reus (Tarragona). Entre sus primitivos solares figuran los que radicaron en las ciudades de Barcelona y Tortosa. Pasó a Mallorca, Aragón, Extremadura y Andalucía.
Pedro de Oliver figuró en la embajada que el rey de Aragón envió a Sicilia en 1132, y Bernardo Oliver fue uno de los cien caballeros que acompañaron al rey aragonés don Pedro al desafío de Burgos.
Los Oliver de Mallorca tuvieron su casa solar en la villa de Felanitx, del partido judicial de Manacor. Antes del año 1407 ya poseían la hacienda llamada "Algorerá", y en Campos, el predio la "Serra". Sus líneas se extendieron por otras villas.
Luis Oliver era jurado de la ciudad y reino de Mallorca en 1442. En 1449, se le comisionó para recibir al príncipe de Viana, hijos del rey don Juan de Navarra. En 1466 obtuvo dignidad política de conseller. Y en 1485 sirvió con gran valor en la guerra y conquista de Granada.
Antonio Oliver fue jurado de Mallorca en 1462 y 1475; Nicolás Oliver, en 1491 y 1495, y Juan Oliver, en 1518.
Juan Oliver murió en 1535 peleando contra el turco Barbarroja cuando desembarcó en el puerto de Mahón y saqueó aquella villa.
El Padre Antonio Oliver, religioso franciscano, varón sabio, como lo atestiguan sus escritos y versado en las lenguas latina, griega y hebrea, fundó el colegio de Tarija, en el Perú, y murió en Buenos Aires, el 31 de mayo de 1787. Otros religiosos y religiosas ilustres y que se destacaron por su vida ejemplar, hubo en esta familia Oliver mallorquina.
A la casa de la ciudad de Tortosa perteneció
I. Pedro Oliver, que contrajo matrimonio en 1361 con doña Lauda Breto, naciendo de este enlace
II. Francisco de Oliver y de Breto, caballero de Santiago y esposo de doña Francisca Aleix, de la que tuvo a
III. Francisco de Oliver y Aleix, barón de Balsareny, que celebró su enlace con doña Angelina Botaller, y procrearon a
IV. Luis Oliver de Botaller, vizconde de Castellbó, que casó con doña Jerónima de Riquer, y fueron padres de
V. Pedro de Oliver de Botaller y de Roquer, esposo de doña Juana de Morales, a la que hizo madre de
VI. Jaime de Oliver de Botaller y de Morales, que casó con doña Mariana Breto, y procrearon a
VII. Francisco Oliver de Botaller y de Breto, marido de doña Cándida Jordá. Les sucedió su hijo
VIII. Gregorio de Botaller y de Jordá, que casó con doña Cecilia Puig de Pasqués y de Marfá, y tuvieron estos tres hijos :
1.º Jacinto Oliver de Botaller y Puig de Pasqués, que murió sin sucesión. Obtuvo el título de marqués de Oliver.
2.º José Oliver de Botaller y Puig de Pasqués, que murió sin sucesión, pues sus hijos fallecieron de poca edad. Obtuvo el título de conde de Camprodón, y
3.º Francisca Oliver de Botaller y Fuig de Pasqués, que casó con Pedro José de Azcón y de Mendoza. Obtuvieron declaración de nobleza por el rey Felipe II, en el año 1590.