Tienda online de heráldica en diversos materiales

Origen y significado del apellido OLIVARES
Antiguo apellido de origen toponímico, procedente del topónimo Olivares, nombre de varias poblaciones españolas, cuyo étimo es la voz oliva, común a todos los romances peninsulares.
Existieron, por tanto, distintas casas del apellido Olivares, no emparentadas entre sí. Una de ellas floreció en la Montaña de Santander. Tuvo su solar en el lugar de Retuerto, perteneciente a la Junta de Cudeyo.
Sus líneas pasaron a Castilla la Vieja, creando nuevas casas, entre las que figura la que radicó en la ciudad de Zamora. Es probable que también fuera originaria de la Montaña de Santander la familia de este apellido que hizo su asiento en la anteiglesia de Ceánuri (Vizcaya).
Otras familias Olivares moraron en la Mancha, siendo de notoria hidalguía la avecindada en la villa de Castillo de Garci-Muñóz (Cuenca). Muy principales también fueron las familias Olivares que moraron en la ciudad de Toledo y en la villa de Tobarra (Albacete), así como en Villanueva de la Serena (Badajoz).
Tuvo otra Casa Solar en Cabada, del valle de Trasmiera (Santander). En la anteiglesia de Ceánuri (Vizcaya), hallamos una familia así apellidada, de la que fue Damián de Olivares, que en su mujer doña María de Gortázar tuvo a Manuel de Olivares y Gortázar, bautizado en Ceánuri el 16 de Septiembre de 1708, que casó con doña Margarita de Ocerin Jáuregui, y fueron padres de Juan Antonio de Olivares y Ocerin, bautizado en Ceánuri el 13 de Mayo de 1750 y casado con doña María Antonia de Añibarro, natural de Villaro. De este enlace fue hijo Juan Antonio de Olivares y Añibarro, bautizado en Ceánuri el 14 de Abril de 1778, que residió en Valladolid, en cuya Chancillería obtuvo Real provisión de vizcainía el 14 de Noviembre de 1797.
Los de este apellido probaron en repetidas ocasiones su hidalguía en las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, además de probar su nobleza en las antiguas órdenes militares.