Tienda online de heráldica en diversos materiales

Origen y significado del apellido OJEDA
Este apellido es originario de la villa de Ojeda, perteneciente al partido judicial de Briviesca, en Burgos. Desde dicha villa se extendió después a La Rioja, Aragón y Andalucía, creando nuevas casas. Algunas ramas llevaron los apellidos compuestos de Ruiz de Ojeda y Ojeda-Celaya. Probó su nobleza en la Orden de Santiago en los años 1622 y 1636, en la de Calatrava en el año 1640, en la de Alcántara en 1637, en la de San Juan de Jerusalén en 1634, en la Real Compañía de Guardias Marinas en 1774 y numerosas veces en la Real Chancillería de Valladolid. Probó su nobleza en las Órdenes de Santiago (1622 y 1638), Calatrava (1640), Alcántara (1637) y San Juan de Jerusalén (1634); en la Real Compañía de Guardias Marinas (1774) y numerosas veces en la Real Chancillería de Valladolid. Los Ojeda de nuestra familia los encontramos en Salvatierra, Guanajuato, en la segunda mitad del siglo XVII, y antes en las Islas Canarias (a mediados del siglo XVI).
También debe descartarse la creencia, expresada por algunos autores, de que el linaje Ojeda es originario de las montañas de Jaca, en Aragón, y que tuvo por tronco a Sancho de Ojeda, que en el año de 1.083, sirvió a las Órdenes del Rey Sancho Ramírez contra los moros, siendo elevado, en premio de sus servicios a la calidad de Infanzón. Se añade que ese caballero tomó parte en la conquista de Almería, y que luego ayudó al Rey aragonés Don Pedro Ien, en la toma de Huesca. Ese dato, aún suponiéndole verídico, no se opone al origen burgalés de los Ojeda, porque los de este linaje pasaron en tiempos muy antiguos, de su solar en la provincia de Burgos, a La Rioja, Aragón y Andalucía, creando en estas regiones nuevas casas, de las que desprendieron ramas establecidas en América.
La heráldica y la genealogía del tronco de un linaje procede de los expedientes personales de los caballeros que pretendían ingresar en alguna de las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa y San Juan de Jerusalen. Estos expedientes se contrastaban en el entorno de sus Casas Solariegas por multitud de testigos, algunos de ellos rubricaban sus declaraciones en el mismo documento. Una vez se despachaba el hábito de la Órden correspondiente por el Maestre, se custodiaban los expedientes de ingreso en los ""Caput Ordinis"" o Casa Central de las Ordenes. Posteriormente se centralizaron en el Consejo de Órdenes y mas tarde, con la desamortización, pasaron a la Sección de Ordenes Militares del Archivo Histórico Nacional. Las recopilaciones de linajes en obras heráldicas y genealógicas han sido numerosas, pero aun así muchos linajes han quedado fuera de estos estudios por no haber vestido el hábito de las Órdenes Militares o incluso por haber cambiado la grafía de sus apellidos en el devenir de los siglos.