Tienda online de heráldica en diversos materiales

En el lugar de Narvarte (cuyo nombre tomó), del Ayuntamiento de Bértiz-Arana y partido judicial de Pamplona. Pasó a Guipúzcoa, pues Agustín, Sancho, José y Francisco de Narvarte probaron su hidalguía ante la Justicia ordinaria de Rentería, en 1702.

Escudos de Armas del apellido:
Cuartelado: 1º y 4º, una sirena, con un espejo y un peine en las manos; 2º, dos estrellas, dos menguantes y dos panelas, y 3º, un jabalí, pegante a un jaral. Así se describen en una ejecutoria de 1579, pero se omiten los esmaltes.  Otros: Escudo cortado: 1º en azur y en punta ondas de azur y plata y saliendo de ellas una sirena que lleva en una mano un espejo y en la otra un peine; 2º ajedrezado de plata y sable. El primer cuartel corresponde a las armas puras de Narvarte y el segundo al valle de Betiz-Arana. Este escudo se encuentra descrito en el expediente de probanza de limpieza de sangre de don Joaquín Ignacio de Morondo y Narbarte, ante las Juntas Generales del Señorío de Vizcaya en el año 1.800.

Simbología de los escudos de Armas:
Teniendo en cuenta la indumentaria que en la Edad Media vestían los caballeros en la batalla (armadura, celada, etc.), y que los hacía irreconocibles, resultaba necesario buscar un método de identificación y distinción entre los contendientes, que fuera revelador, preciso y rápido a una cierta distancia. De ahí surge la fórmula de exhibir en sus escudos tinturas, emblemas, etc., que los diferenciase de forma inequívoca y singular en el campo de batalla. Por eso la simbología heráldica, en su origen, buscaba formas y colores que fuesen notorios y permitiesen distinguir a sus portadores de un golpe de vista. Tal vez es exagerada la tendencia de algunos autores de dar significado o contenido a todos los emblemas (piezas, muebles, etc.) y esmaltes heráldicos, aun así hay varios tratados que estudian la simbología de los blasones de forma muy exhaustiva, entre ellos: "Ciencia Heroyca", de Don José de Avilés. Año 1725; y "Adarga Catalana", de Don Francisco Xavier de Garma y Duràn. Año 1753 La plata en las armerías recibe el nombre de Luna, en lo que se refiere a las de los soberanos; en las de los títulos, perla, y en las de los restantes nobles, plata; significa blancura, pureza, y los que la llevan en sus armas están obligados a defender a las doncellas y amparar a los huérfanos. La plata significa en su correspondencia con las piedras preciosas la perla. De los astros, la Luna; de los signos del Zodiaco, Cáncer, y de los elementos, el agua; de los días de la semana, el lunes; de los meses del año, los de enero y febrero; de los árboles, la palmera; de las flores, la azucena; de las aves, la paloma; y de los animales, el armiño. El esmalte azul (azur) simboliza la realeza, la serenidad y la hermosura. Los que los lleven en sus armas, están obligados a socorrer a los fieles servidores de sus príncipes que "se hallan sin remuneración por sus servicios". En las piedras preciosas representa al zafiro y en los signos del Zodiaco a que se encuentra sujeto son Tauro y Libra. Su elemento es el aire; su metal, el acero; el día de la semana, el viernes; los meses, abril y septiembre; su árbol, el álamo; la flor, la violeta; su animal, el camaleón y su ave, el pavo real. El azur se llama Júpiter en las armerías reales, zafiro en las de los títulos y azur en la nobleza.