Tienda online de heráldica en diversos materiales

Armas. Descripción de los escudos, conforme a las leyes de la heráldica:
Muchos traen las de los Falcó ( En campo de plata, un halcón de sable, picado y membrado de oro, volando con la cabeza hacia el cantón siniestro del jefe, es decir, en situación de barra; bordura componada de sable y plata). Los de Asturias traen: en campo de gules, un navío armado, de oro, puesto a la vela con una cruz en el palo mayor y una sierra en la proa, con la que quebranta una cadena de hierro sujeta por sus extremos a dos torres de oro, puestas en el mar, sobre peñascos. Los de Santander traen: en campo de sinople, un castillo al natural, mazonado de azur; una dama en la ventana abierta sobre la puerta, y asomando tras ella, una doncella; perchado en una lanza, saliente del homenaje, un halcón. Otros traen: en campo de azur, una panela de gules, perfilada y salpicada de oro, y un halcón de su color, picado y membrado de oro, y con las alas extendidas, picando la panela.
«Y las Armas de los Falcón es un castillo en campo dorado; y en el remate de dicho castillo está un pájaro, a modo de, falcón, comiendo a otro; y a la puerta de dicho castillo tiene tres bordones y una corona encima; y alrededor de dicho castillo están dieciocho bordones atados en manojos de a tres cada uno, con nueve coronas». Esta descripción queda completa con la piedra de Armas que halló el Sr. Espinosa Rodríguez, perteneciente al pazo de La Pousa, en la parroquia dicha de Castrelos, donde los bordones eran 24 en la bordura, y en cada manojo de tres existe una corona, formando la orla o bordura.. Los bordones son indudablemente de plata. El color de la bordura suponemos sea azur lo mismo que el de la puerta del castillo, pues así suelen representar sus Armas los de otras casas distintas de las gallegas: de azur, con tres bordones de plata puestos en palo, de la forma que se dibujan.
Con todo no faltan casos en que el campo es de plata con los bastones de gules.
    Otras variantes: En campo de plata, un halcón, de sable, picado y membrado de oro, volando con la cabeza hacia el cantón diestro de la punta, y con la cola hacia el cantón siniestro del jefe, es decir, en situación de barra; bordura componada de sable y plata.
En campo de azur, una panela de gules, perfilada y salpicada de oro, y un halcón de su color, picado y membrado de oro, y las dos alas extendidas, picando la panela.
Las Armas de los Falcón, en unión con las de Sotomayor, figuran en el escudo nº 2.324 del Museo Arqueológico de Pontevedra, procedente; de la casa mayorazgo de Mañó, en la feligresía de San Mamed de Quintela, inmediata a la de Vilavella, en Redondela. En el expediente del caballero santiaguista D. Rodrigo Antonio Falcón, al que ya hemos aludido, existen diferentes noticias referentes a esta casa y a sus moradores. Allí consta también el reconocimiento del enterramiento de este señor y sus familiares, en la capilla mayor de la villa de Santiago de Redondela (l I -III- 1671) «...al lado del Evangelio, en medio a las gradas para subir al altar mayor, está un banco grande de respaldo, y a las espaldas un nicho de arco embutido en la misma pared, con un busto echado en dos almoadas de piedra, y otro a los pies, derecho y armado, con otro nicho de busto, y escudo de armas en medio... que tiene tres barras con sus agedreces, que son las armas del apellido Sotomayor que posee el que tiene la casa...». No son éstas las Armas de los Falcón, como se habrá podido observar, sino las descritas al hacer el reconocimiento de la casa del apellido Falcón, sita en la feligresía de San Mamed de Quintela, en que vivía D. Juan Antonio Falcón de Sotomayor, que hemos recordado al hablar de las Armas de los de este linaje.
En dicho expediente aparece también el reconocimiento de la casa del apellido Falcón, llamada de Mañó, sita en San Mamed de Quintela (30-III-1671), en la que vivía su dueño, el mencionado D. Juan Antonio Falcón de Sotomayor. Y se hace una descripción de las Armas que son las que aparecen en otros lugares, como la caso o pazo de los del lugar de La Pousa: « Y las armas de los Falcón es un castillo en campo dorado. Y en el remate de dicho castillo está un pájaro, etc.», que ya hemos descrito anteriormente. Los bordones de la bordura son 24 y no 18, en 8 manojos de a tres bordones cada uno. 

Simbología de las armas:
Teniendo en cuenta la indumentaria que en la Edad Media vestían los caballeros en la batalla (armadura, celada, etc.), y que los hacía irreconocibles, resultaba necesario buscar un método de identificación y distinción entre los contendientes, que fuera revelador, preciso y rápido a una cierta distancia. De ahí surge la fórmula de exhibir en sus escudos tinturas, emblemas, etc., que los diferenciase de forma inequívoca y singular en el campo de batalla. Por eso la simbología heráldica, en su origen, buscaba formas y colores que fuesen notorios y permitiesen distinguir a sus portadores de un golpe de vista. Tal vez es exagerada la tendencia de algunos autores de dar significado o contenido a todos los emblemas (piezas, muebles, etc.) y esmaltes heráldicos, aún así hay varios tratados que estudian la simbología de los blasones de forma muy exhaustiva, entre ellos: ""Ciencia Heroyca"", de Don José de Avilés. Año 1725; y ""Adarga Catalana"", de Don Francisco Xavier de Garma y Duràn. Año 1753
Por las Leyes de la Heráldica, cuantos lleven el oro en sus escudos están obligados a hacer el bien a los pobres y a defender a sus príncipes, péleando por ellos hasta su última gota de sangre. El oro simboliza el topacio. En las armerías de los reyes se le llama ""sol"", en las de los nobles con título de Duque, Marqués, Conde, etc, ""topacio"" y en el de la nobleza en general ""oro"". En su relación con los astros el oro es el Sol; de los doce signos del Zodiaco, Leo; de los elementos, el fuego; de los días de la semana, el domingo; de los meses del año, julio; de los árboles, el ciprés y de las flores, el girasol; de las aves, el gallo; de los cuadrúpedos, el león y de los peces, el delfín.
La plata en las armerías recibe el nombre de Luna, en lo que se refiere a las de los soberanos; en las de los títulos, perla, y en las de los restantes nobles, plata; significa blancura, pureza, y los que la llevan en sus armas están obligados a defender a las doncellas y amparar a los huérfanos. La plata significa en su correspondencia con las piedras preciosas la perla. De los astros, la Luna; de los signos del Zodiaco, Cáncer, y de los elementos, el agua; de los días de la semana, el lunes; de los meses del año, los de enero y febrero; de los árboles, la palmera; de las flores, la azucena; de las aves, la paloma; y de los animales, el armiño.
El color rojo, denominado en Heráldica, gules, simboliza el valor, la intrepidez y la valentía. Aquellos que llevan este color en sus blasones tienen la obligación de socorrer, amparar y defender, a los injustamente oprimidos. Representa al rubí, y en lo que se refiere a los signos del Zodiaco corresponde a Marte, Aries y Escorpio; como elemento, el fuego; el día, el martes y el mes, el de octubre; el metal, el cobre; árbol, el cedro y la flor, el clavel; de las aves, corresponde al pelícano. El gules en las armerías de los reyes y príncipes se llama Marte; en las de los títulos, rubí, y gules en la generalidad de la nobleza.
El esmalte azul (azur) simboliza la realeza, la serenidad y la hermosura. Los que los lleven en sus armas, están obligados a socorrer a los fieles servidores de sus príncipes que ""se hallan sin remuneración por sus servicios"". En las piedras preciosas representa al zafiro y en los signos del Zodiaco a que se encuentra sujeto son Tauro y Libra. Su elemento es el aire; su metal, el acero; el día de la semana, el viernes; los meses, abril y septiembre; su árbol, el álamo; la flor, la violeta; su animal, el camaleón y su ave, el pavo real. El azur se llama Júpiter en las armerías reales, zafiro en las de los títulos y azur en la nobleza.
El esmalte sinople es el verde. Su significado es la esperanza, la abundancia y la libertad; cuantos llevan este esmalte en su escudo quedan obligados a socorrer a los labradores en general y a los huerfanos y pobres que se encuentren oprimidos. Su signo zodiacal corresponde a Mercurio; su elemento es la tierra; el día de la semana, el miercoles; su mes, mayo; su metal, el azogue; como planta, el laurel; la flor, la siempreviva y como ave, el papagayo. En los blasones de los principes recibe el nombre de Venus; esmeralda, en el de los títulos y sinople en los de la nobleza en general.
El ala representa a las alas del águila, simbolizando la libertad, dada sus ansias de volar y surcar los cielos.
El navío simboliza la seguridad ganada mediante el tesón, la preparación y el coraje. También ha sido símbolo de la Iglesia que surca los mares de este mundo y conduce a los hombres al puerto definitivo del otro. El navío fondeado en puerto representa la seguridad, el reposo, el objetivo alcanzado, en alusión a la feliz culminación de la ""navegación por esta vida"".
La barra, al igual que la banda, simboliza el tahalí del caballero, habiéndola puesto por armas muchos de los que fueron a las cruzadas, según el color con que se distinguian las naciones.
El bastón simboliza mando militar. El llamado Bastón de Mando es el símbolo de autoridad en alcaldes y funcionarios. Cuatro ""bastones"" de gules en campo de oro, son las armas de los reyes de Aragón.
La bordura simboliza protección, favor y recompensa; así mismo la cota que vestían los caballeros para la guerra y que al salir de la pelea, ostentándola manchada de sangre enemiga, eran premiados con el añadido de la bordura de escudo, como insignia de valor. La bordura también se usa para combinar armerías, con la particularidad que las armas situadas en la bordura tienen siempre carácter secundario.
El busto significa trofeo, valor, superioridad o despojo sangriento.
El caballero simboliza la nobleza. En los comienzos de la Edad Moderna, era ""soldado de caballería, que servia a su costa con armas y caballo"". Desde el reinado de Felipe III, Caballero es el ""Hidalgo de Nobleza reconocida"".
La cabeza significa trofeo, valor, superioridad y despojo sangriento.
Las familias españolas, que traen cadenas en su blasón, es por la batalla de las Navas, en la que se rompió el palenque de Miramomelín, guarnecido de gruesas estacas y cadenas muy fuertes Los castillos son geroglífico de grandeza, y de elevación, porque ellos exceden en hermosura, en fortaleza, y en magnitud a todos los demas edificios: denota también el asilo, y la salvaguardia.
La cruz es una pieza honorable, que representa la espada del caballero, dándose en Armería al combatiente que sacaba la espada teñida de sangre de sus enemigos. Del tiempo de las cruzadas quedaron algunas familias con la cruz por armas, para denotar que habían estado en ellas.
La casa solariega, también llamada solar, casa fuerte, casa palacio, casa torre, casona, casal, etc., es el símbolo de las antiguas libertades de los nobles, caballeros e hidalgos, notoriedad y nobleza. "