Tienda online de heráldica en diversos materiales

Origen y significado del apellido CABALLERO
Aragonés. De Alcañiz (Teruel), desde donde se extendió por Castilla, Asturias y Andalucía. Una rama pasó a Méjico. De todos modos, se trata de un apellido que no está excesivamente generalizado en América. Geográficamente, hay un distrito en Paraguay así denominado: Caballero, situado al S.E. de la capital, Asunción. No consta por quién fue fundado, ni a quién debe su nombre. De este apellido los hubo precisamente en Paraguay y entre ellos puede citarse a Bernardino Caballero, un militar que llegó a ser presidente provisional de aquel país y que durante su gobierno se caracterizó por su política de reformas, tolerando y respetando la oposición política. En lo que se refiere a Cuba, descendiente de una de las líneas españolas que pasó a aquel país fue José Agustín Caballero, sacerdote y pedagogo, que fue profesor de la Real y Pontificia Universidad en el año 1.771, así como José Caballero de la Luz, otro escritor cubano asimismo de ascendencia hispana. Pertenciente a la rica clase de los terratenientes criollos, viajó por Europa donde se relacionó con hombres como Mumboldt. Fundó el Colegio de san Pablo en la capital cubana y fue autor, entre otras obras de los aforismos de valor moral y cívico, no obstante su condición de partidario de la esclavitud de los negros. El Marquesado de Caballero lo ostentó don José Antonio Caballero, que fue nombrado ministro de Gracia y Justicia en substitución de Jovellanos. En la guerra de la Independencia, reconoció al hermano de Napoleón, José I como rey de España, lo que a la caída de éste, le hizo emigrar a París no regresando a España hasta 1.820.
En Cantabria, parece que el origen de este apellido, es en Soto de Campoo, según Bartolomé de Frías, quien dice que son descendientes de los Laras y Mendozas, pero existe otra rama importante en Curiezo a la que pertenecía el Caballero de Carlos III, Don Andrés Caballero y del Mazo, que ingresó en la orden en 1826; éste y su hermano José fueron Caballeros Hijosdalgo de Madrid en 1791. A mediados del siglo XVIII, siete familias de Curiezo llevaban este apellido, siendo todos ellos nobles. En Soba en el lugar de Villaverde existió otra casa de este apellido de la que recibió Expediente de Hidalguía Don Juan Antonio Caballero en 1785. A mediados de ese dicho siglo, existía una familia Caballero también en Soba, en el lugar de El Prado donde aparecen empadronados como hidalgos desde 1691. Rufino de Pereda, dice: "La distinguida familia del apellido Caballero, tiene su casa solariega en las Montañas de Burgos, en el lugar de Ibio, Valle de Cabezón, Asturias de Santillana; es de mucha antigüedad de hijosdalgo e infanzona"; añade que lucharon en la conquista de Andalucía desde épocas de Fernando III el Santo y cuenta una leyenda, que destacando un montañés en una batalla, preguntóle el Rey: ¿Quién sois, caballero?, y él contestó: Un caballero, Señor", y el rey le dio Caballero por apellido a quien solo Fernández se llamaba.
Otra casa de este mismo apellido estuvo situada en Bárcena Mayor, donde nació Don Juan Antonio Caballero, nacido en Cádiz, quien recibió certificación en 1787 contra el Concejo de Villaverde de Soba donde tenía bienes raíces y vecindad como hijodalgo y se hallaba ausente en Indias. Era segundo nieto paterno de Don Santiago Caballero, natural de Bárcena Mayor, y quinto nieto de Don Toribio Caballero del mismo solar.